La AGAX (Asociación Gallega de Xadrecistas), asociación con la que colaboré en alguna ocasión (como monitor de juegos y de ajedrez), fue también uno de mis primeros encargos de fotografía.

Con un equipo, básico, basiquísimo ( una Canon 1000d y un 50mm 1.8) y una luz terrible (fotográficamente hablando) en una sala cedida por el Sporting club Casino de la Coruña hice unos carteles que hoy en día siguen usando.

 

Pero tocaba modernizar, y con mis conocimientos actuales y mi nuevo material, pues se podía hacer una renovación completa de los carteles estacionales. 

La cámara la tenía, lugares para sacar fotos siendo invierno, era fácil encontrar un lugar donde ambientar sin recurrir al estudio. Sin embargo…las piezas…ummmm. Por supuesto yo tengo ajedrez, un par de ellos, pero ninguno de ellos especialmente bonito, al menos para sacar unas fotos “comerciales”.

Un estudio improvisado

Así que me acerqué a La casa del Ajedrez, aquí en Madrid. Hace años hice allí algún curso de ajedrez (cursos que aconsejo terriblemente pues aprendí un montón, aunque no son para todos los bolsillos :/ ) y les pregunté si nos cederían unas piezas bonitas para hacer las fotografías. El Maestro Daniel Elguezábal, quién dirige el centro puso todo a mi disposición al momento. No solo me prestó unos tableros y piezas increíblemente bonitas, sino que incluso me habilitó una sala entera para convertirla en un estudio improvisado en el que poder hacer las fotografías.

Las piezas cedidas del shooting y el resultado final:

Piezas Sheesham modelo Colombian, con el caballo mas bonito que jamás había visto en un ajedrez, juzga por ti mismo

Y unas preciosas piezas plomadas modelo Zagreb, basadas en unos modelos antíguos.

 Y el resultado de la versión vertical de fotografías finales para carteles de invierno.