Otra de fotografía callejera o Street photography. Las fotos que hice durante la zombie walk de Frankfurt en el 2015, perdonad que no sacase mas…pero como yo pertenecía también a la masa zombie, pues era complicada la coordinación motriz.

Como alguno se habrá dado cuenta, esta página esta, por decirlo de alguna forma, en pañales. Debido a mi reciente cambio de país de Alemania a España, he decidido empezar de cero una página en español, que el alemán pues es algo coñazo de leer. Así mientras esta página va creciendo poco a poco, ire entrelazando sesiones nuevas con sesiones mas antiguas que me apetezca compartir, o por algún motivo tengan un lugar en mi corazoncito o sirvan para explicar a fotógrafos noveles algún tipo de técnica o experiencia.

Y como este fin de semana estuve sacando fotos en la Expocomic Madrid 2015, pues he recordado de inmediato este día del Zombie Walk, y me pareció de lo mas oportuno subirlo ahora.

Frankfurt no es que sea precisamente una ciudad mu divertida-artisticamente hablando muy movida. Y algo como una Zombie Walk era algo que no me podía perder. Tras comentarlo en el grupo de Couchsurfing, no parecía haber demasiada gente interesada en ir, y otros estaban de viaje. Así que sin tener muchas esperanzas de que se apuntase mucha gente al evento, pues allí me fui con unas pinturas de cara compradas en el último momento en el Tedy (como el cadena cien versión alemana) y aparecí en la estación central la Hauptbahnhof.

Para mi sorpresa allí había ya un grupo bastante numeroso de gente, se me da mal lo de contar pero unas 40-50 personas estaban prepáradose para salir a conquistar la ciudad. Fue una de esas pocas veces que en Frankfurt me sentí como que me esperaban con los brazos abiertos:

Abrazos libres en la zombie Walk anuncian que todo el mundo es bienvenido

 

Tras un par de vueltas buscando conocidos que habían dicho que irían, y sin haberlos encontrado (quizás murieron por el camino), terminamos nuestros atuendos y seguimos al enjambre que empezó a caminar hacia el centro por la Keiserstrasse, en el Bahnhof viertel, (barrio de la estación). Este barrio está habitualmente ocupado por lugares de prostitución y salas de la droga (sitios donde los drogodependientes pueden ir a pincharse en condiciones de limpieza  y con jeringuillas). Debido a la peculiaridad de este barrio en frente a la estación, creo que ni siquiera nadie se dio cuenta de la existencia de zombies ese día (creedme, tras una larga temporada viviendo en ese barrio…yo tampoco hubiese visto la diferencia de no ser parte del enjambre.

 

Aunque alguno, debido a las dificultades de caminar, decidió tomar el metro

 

De esta forma, a medida que avanzábamos, contagiábamos a mas y mas gente que se iba uniendo al grupo

 

Poco a poco el grupo se fue haciendo cada vez mas grande, algunos sanos insensatos incluso se atrevían a bailar por entre los no muertos arriesgando sus vidas, de esta forma el grupo creció y creció consiguiendo hacer un buen grupo que realmente daba miedo. Por el medio pude conocer a alguna gente interesante aunque sus dificultades para hablar hacían difícil la comunicación; y no, no me refiero a los gruñidos de los zombies, esos, eran fáciles de entender, me refiero a ese idioma, el alemán ¿te imaginas entender lo que dice un zombie alemán? uf … terrible.

De hecho una mujer me estuvo persiguiendo, no sé todavía si para casarse conmigo o para comerme los pocos sesos que me quedaban

y así hasta que todo acabó en la plaza de la Konstablerwache en el centro de Frankfurt donde ya pocos vivos quedaban.

 

La quedada, acabó con una fiesta en una conocida discoteca (a la que no voy a hacer publicidad). Mientras que yo me fui a casa por dos motivos. Uno porque con la cámara no salgo de fiesta a una discoteca ni muerto. La otra porque como no al mas puro estilo de Frankfurt, nada se organiza “gratis” todo tiene siempre una vinculación a sacar dinero de alguna forma y en este caso los intereses de cierto local estaban entremezclados con la Zombie Walk, y no es solo por pagar por algo que no debería implicar dinero, es por la manía de la ciudad de intentar sacar tajada de todo.

 

Aún así, fue uno de los mejores días en Frankfurt con muy buena compañía donde conocí a alguna gente interesante (muchos habían venido de otras ciudades solo para la Zombie Walk), y algo diferente que hacer en la ciudad para mí, siempre es bienvenido!

 

Podeis ver el resto de las fotos aquí