Aventuras de Interrail fotográfico por España. I) Orense, El Puente Romano

Empezamos con este post mi aventuras del tío Matt durante la realización de un Interrail por España fotografiando los lugares mas emblemáticos que quería visitar. Ya sea porque nunca había estado allí, o porque tenía alguien a quien visitar.

Cuando uno vive en Alemania como vivía yo por aquella época, si algo se echa de menos es la comida española jaja. Pero también ahora como fotógrafo era el no tener fotos apenas de España. Empecé mi afición a la fotografía en México y me profesionalicé en Alemania donde pasé los últimos 4 años.

Así que recién aterrizado de Frankfurt a Santiago de Compostela, ¡vuelos a 12 Euros! Me fui directamente a Orense donde tenía familia y buenos amigos.

Ya había planificado el shooting con Photopills por lo que sabía que durante el  anochecer el sol quedaría entre los arcos del Puente Romano (hablé en este post un poco sobre como poder planificar este tipo de fotos y sobre como sacar fotos al anochecer)

Por lo que fui a tiro fijo. cogí un tren directo a Orense, gente avisada de mi llegada y mientras tanto planificando la ruta.

Sería la primera vez que usaría filtros en campo de batalla, eran en realidad mis primeros disparos con un filtro de densidad neutra de 10 pasos.

 

A Ponte Romana, Ponte Vella o Puente Romano

Como ya conozco bastante Orense (Ourense que lo llamamos nosotros y siempre hay polémica), pues aunque siempre me pierda por sus callejones laberínticos y preciosos de la ciudad vieja, en este caso encontrar el Puente Romano era fácil, uno de los monumentos mas emblemáticos de Orense, para encontrarlo no hay mas que seguir el paseo del río disfrutando del paisaje, y si Galicia lo permite, del clima.

Lo que no era tan fácil era la selección del lugar desde el que hacer las fotos. Como siempre el punto de vista mas original, el de menos cliché será el que mas interés tenga fotográficamente, y si bien el puente es una preciosidad, no lo son las casas que lo rodean. Así que no quedaba otra que “meterse en el Río Miño” así, literalmente, saltando de roca en roca, fui hasta una roca aislada que quedaba un poco adentrada en el río, y rodeado de agua con sitio suficiente para montar el trípode, aquel era definitivamente el lugar para poner la cámara.

Mediciones, ciencia y un poco de arte del ojo de buen cubero dio como resultado esta foto:

 

Son fotos de larga exposición durante dos minutos y medio la cámara capta el agua volviéndola cristalina con la ayuda de los filtros que restan luz a la escena. Como en ese momento estaba aprendiendo a dominar la fotografía, tenía que entrar todo en una sola toma (no no me sirve el HDR ni combinar fotografías), sin embargo la diferencia entre las luces mas altas y las sombras hacía imposible sacar toda la belleza del paisaje, por lo que había que decidir y sacrificar un poco de cada lado u escoger el punto en el que quieres quedarte con la foto que te interesa dentro de las limitaciones del rango dinámico de la cámara. (Canon 6D , full frame con el objetivo Canon 24mm 1,4)

 

En ese momento tuve una compañía inesperada de unos patitos pasando por mi vera con los padres, y yo ahí no!!!! espera!!! espera!!!

Pero como tenía la cámara montada en el trípode mas los filtros mas todo en manual para un paisaje quieto, se me escaparon los patitos, pudiendo solo capturar a los “papis”

 

Toda una pena no haber podido captar ese momento, ahora con la experiencia en bodas, !seguro que lo captaba! Aún así creo que también es una foto bonita con la confianza de los patos a mi lado (supongo esperando que les diese algo de comer, pero allí en aquel islote, poco cabía, mis cosas estaban en el islote de al lado conmigo la cámara y los filtros). 

Bueno tras fotografiar rápidamente a los patitos, volví a colocar y medir todo para el paisaje, puesto que el sol estaba en la perfecta posición justo a punto de salir y exactamente por entre unas nubes que dejaban el cielo abierto.

Y así fue como salió la foto final, que es con la que creo que me quedo de las que saqué (unas cuantas mas de las que aquí pongo). 

 

¿Qué os parece la foto?

Y ya era momento de recoger que había quedado con un amigo del colegio al que hacía años y años que no veía, mas un par de personas mas también viejas conocidas de INEF y viajeros que había conocido en trenes.

Así que era el momento de ir a la Plaza Mayor de Orense a tomarse una ¿cerveza? ¡no! ¡¡Un Cacaolat !! ¡Que eso no lo hay en Alemania!

Bueno con este post solo pretendía abrir esta nueva serie de viajes Interrail, de mochilero. Durante este viaje, ya un tiempo atrás pero que aún no había compartido. Durante el viaje  tuve días bonitos y días de desesperación total, como os contaré. Pero fue en general un precioso viaje, como siempre son los Interrailes, donde conocí gente estupenda y donde los momentos difíciles fueron no mas que aventuras que contar en un blog como este.

1 comments

Deja un comentario

Sobre mí

Soy un contador de historias. De niño las contaba dibujando con un lápiz...ahora con mi cámara. ¿Quieres que cuente tu historia?

POPULAR POSTS

TWITTER

@ @alfonso_sangiao
RT @alexcasrodr: Increíble que una vez más ningún canal español esté dando la noticia en directo. Como siempre, canales internacionales. #M…
9 hours ago
@ @alfonso_sangiao
Joder....sin palabras https://t.co/TKe7pbU0cK
9 hours ago

SUBSCRIBE

instagram feed